Home»Agenda»El Gobierno anunció que reestructuró el 99% de la deuda y adelantó los ejes del plan económico 2021

El Gobierno anunció que reestructuró el 99% de la deuda y adelantó los ejes del plan económico 2021

0
Shares
Pinterest Google+

El Gobierno anunció que el 99% de la deuda bajo ley extranjera fue reestructurada y dio algunos detalles del programa económico que presentará en el Presupuesto 2021 que incluye un déficit primario de 4,5 por ciento y la puesta en marcha de un ambicioso plan de obra pública y vivienda de unos 800.000 millones de pesos que tiene como objetivo prioritario reactivar el alicaído consumo interno.

El presidente Alberto Fernández, acompañado por la vicepresidenta Cristina Kirchner -que después del acto se quedó en el despacho del ministro del Interior, Eduardo de Pedro -, gobernadores y legisladores, hizo un extenso balance de los primeros meses de su gestión, recorrió con fuertes críticas la «herencia» que dejó la administración de Mauricio Macri y avanzó sobre el futuro. «Tenemos por delante el desafío de casi crear otra Argentina», dijo un mensaje que cerca del jefe del Estado describieron como «fundacional».

«Hoy el 99 por ciento de la deuda pública en moneda extranjera ya ha quedado reestructurada. Esto pone a la Argentina en una situación más sana y sólida en comparación con aquella que enfrentaba el 10 de diciembre de 2019», describió el ministro de Economía, Martín Guzmán, que tuvo parte de la centralidad del acto en el Museo de la Casa Rosada.

Desde el primer momento, el Presidente le cedió el protagonismo a su ministro para que no haya dudas sobre el responsable máximo del «éxito» del canje de deuda. «Para poder tranquilizar a la Argentina era necesario sacarse de encima la deuda insostenible», agregó el titular del Palacio de Hacienda, que se sentó a la derecha de la expresidenta, que asintió en gran parte de su discurso.

Tras la exposición de Guzmán, el Presidente adelantó parte de su agenda económica, que, según dijo, tendrá como pilares a la reactivación del mercado interno, la obra pública y la construcción de viviendas -la que describió como «el motor» que moverá la economía en lo inmediato-, la promoción de inversiones y el desarrollo de la economía del conocimiento.

Todo estará concentrado en el proyecto de presupuesto que el Gobierno enviará al Congreso el 15 de septiembre. «Vamos a impulsar políticas que se enfocan en la reactivación. Y un detalle importante: habrá un aumento sustancial de la participación del gasto de capital en el presupuesto, por encima de 2 por ciento del producto. El Estado tendrá un rol fundamental. También buscamos generar un estímulo que genere condiciones positivas para el sector privado», respondió Guzmán en un breve contacto con la prensa tras el acto.

Fernández también marcó límites para los potenciales inversores. «Vamos a tratar de promover todas las inversiones que se puedan promover porque nos hacen falta, pero vamos a pedirles a los que inviertan que invierten para producir y dar trabajo por quedarse en el país, para hacer crecer el país, no para aprovechar una ocasión financieramente oportuna», sostuvo el mandatario.

En este punto, no hubo, en cambio, mención al efecto inmediato y de mediano término que tendrá el significativo cambio sobre las empresas de telecomunicaciones tras la firma del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que transformó a la televisión por cable, internet, telefonía celular y fija en un servicio público.

El Presidente además habló sobre la negociación que aún queda pendiente con el Fondo Monetario Internacional (FMI). «Hoy despejamos la deuda con los acreedores externos, días

atrás, el sábado, pudimos hablar con la directora ejecutiva del FMI, Kristalina Georgieva, y entonces le dije: ‘deje que lo hagamos a nuestro modo porque lo que nosotros no vamos a hacer es pedirle a nuestra gente más sacrificio porque nuestra gente ya no está en condiciones de hacer más sacrificio'», contó el mandatario.

Minutos después, en diálogo con los periodistas acreditados en la Casa Rosada, Guzmán aclaró que la negociación con el organismo multilateral de crédito podría concluir en marzo.

El Presidente, que destacó en varios pasajes de su presentación a Néstor y Cristina Kirchner, dijo que aún falta que la sociedad asuma lo que pasó en los últimos años. «Asumamos la responsabilidad de que no nos vuelva a pasar nunca más, porque ya salí dos veces de ese laberinto [por la renegociación de la deuda] y todos nosotros salimos dos veces de ese laberinto, no volvamos a entrar nunca más a ese laberinto, por favor lo pido», señaló.

Ahí, fue cuando cargó contra el gobierno de Macri. «Un país que se endeuda quiere decir que los ministerios de Salud se cierran, que la ciencia y la tecnología pasan a segundo plano, que 25.000 pymes se cierran, que cientos de miles de trabajos registrados se pierden, que empieza a nacer al margen de la sociedad una economía que llaman economía popular de aquellos a los que la misma sociedad impulsa hacia los márgenes», manifestó el Presidente, quien resaltó que entre mayo de 2018 y diciembre de 2019 «la Argentina soportó tres grandes devaluaciones» y «la inflación más alta en 30 años».

Lo escuchaban atentamente el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los gobernadores Jorge Capitanich (Chaco), Horacio Rodríguez Larreta (Caba), Gustavo Valdés (Corrientes), Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Morales (Jujuy), Ricardo Quintela (La Rioja), Rodolfo Suárez (Mendoza), Omar Gutiérrez (Neuquén), Juan Manzur (Tucumán), Arabela Carreras (Río Negro), Omar Perotti (Santa Fe), Axel Kicillof (Buenos Aires) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero), entre otros.